Partido de infarto, no acto para cardiacos el que se vivió este lunes 27 de septiembre en el principal estadio deportivo de Santa Cruz, se enfrentaban nuestros guerreros a los refineros de Oriente Petrolero.

El partido desde el pitido inicial se vio bastante movido, con situaciones para ambos equipos y con una sed insaciable de victoria, recordando que ambos equipos están en la lucha por no perderles pisada a los punteros del campeonato. El marcador se aperturaba solo a 5 minutos de comenzado el partido, zapatazo rasante de Joel Amoroso que tapaba el portero paraguayo Quiñonez, que dando rebote dejaría el balón para que Jefferson Tavares conectara el 0-1 a favor de Royal Pari que por efectos de recaudación era visitante. No obstante, el festejo no duraría mucho, pues de contra golpe Juan Montenegro a los 7 minutos de comenzada las acciones empataría el encuentro. El marcador 1-1, el partido se ponía picante, y en una jugada que trata de cortar barriéndose Tavares se haría acreedor de la tarjeta amarilla, la cual este vio injusta ya que era la primera acción en la cual intervenía en la defensa, y los gritos airados por parte del brasileño al juez central Christian Alemán harían que saque de sus casillas al arbitro que no dudo de sacarle la segunda tarjeta amarilla y así expulsar al jugador inmobiliario, te acercaron los compañeros a reclamar la injusticia de la expulsión, pero ya sería demasiado tarde.

Las acciones seguían y con un jugador menos el partido se volcaba a favor de los verdolagas, que en su arremetida logra conseguir el segundo tanto a través de José Alfredo Castillo cumpliéndose los primeros 45´ del primer tiempo. La primera parte culminaría 2-1 a favor de Oriente Petrolero.

COSA DE LOCOS

Segundo tiempo seria una cosa de locos, todas las acciones generadas eran para el cuadro Albiverde, Christian “tutu” Farah sacaría a 3 jugadores, Melgar, Ribera y Benegas, y en su lugar pondría a Torrico, Castillo y Virreira, el partido solo se prestaba para una cosa, que Oriente en cualquier momento aumente el marcador, pero en una noche de esas con la que te soñas cuando sos niño, donde entras, te pones al equipo al hombro, asistís, metes gol y encima a tu ex equipo que dirige el técnico que te echó, eso le pasó a Widen Saucedo, que entró a los 65´ por el capitán José Luis Chávez que por el trajín del partido ya estaba agotado, solo bastaría un minuto en cancha, 66´ del segundo tiempo, remate rasante al piso que nuevamente taparía Quiñonez dejando el rebote y bien atento para interceptar y mandar el balón al ángulo de la portería defendida por el paraguayo estaría Esteban Orfano que marcaría el empate 2-2.

De ahí para adelante se inflo el equipo de Kalomai Park, una tras otra opción de gol para ambos equipos, pero Widen Saucedo que estaba en su noche soñada nuevamente nace la jugada de sus pies, pase hacia atrás y nuevamente Esteban Orfano que no descanso toda la noche metía en el mismo ángulo, con el mismo pie el 2-3 a favor de Royal Pari, nadie lo podía creer, con un jugador menos desde mitad del primer tiempo le estaba ganando a un equipo que fue dominador en varios tramos del partido. Y para ponerle la cereza a la torta minuto 90 +3, el jugador iluminado de la noche, Saucedo con devolución de favores por parte de Orfano marcaria para su cuenta personal el 2-4 para así darle el triunfo a los guerreros y así poder mantenerse en la lucha por el campeonato de la división profesional del futbol boliviano.

Vamos Guerreros que todavía se puede con pasión, como familia y garra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *